Archivo de la categoría: Reflexiones cristianas

Reflexiones cristianas: El poder positivo de la oración

Mucha gente alrededor del mundo atestiguarán a favor del poder de la oración. Hay muchas historias de personas que se han sanado de sus males o que han conseguido cualquier otro milagro orando. Aseverar esto es muy controvertido, pero si hay algo que no podemos dejar de lado es el poderoso efecto de las oraciones para cambiar la forma en que piensas y para crear la energía positiva a tu alrededor.

El poder de la oracion

El poder de la oracion

Orar puede cambiar la actitud de quien lo hace. Mientras te entregas a este estado de conexión espiritual, estás pensando positivamente acerca de la situación que te ha llevado a rezar, pues crees que puede ser cambiada. Poner a trabajar tu fe, dejando en manos de Dios lo que sea que te preocupe es una forma de ejercer una transformación positiva en tu mentalidad y dejas de lado el pesimismo.

Del mismo modo, cuando estás en oración estás visualizando tu objetivo. Ya sea que ores para mejorar tu salud, para ayudar a otra persona o para conseguir algo, en ese momento estás dibujando en tu mente el éxito que deseas conseguir. Y si de verdad puedes ver, sentir, oler, saborear tu meta en tu imaginación, tendrás la motivación necesaria para alcanzarla.

Al momento de orar, estás estableciendo que crees que eso que deseas puede obtenerse. Si crees firmemente en tí mismo, en tus capacidades y que ese ser supremo está allí para darte una mano, tienes todo lo que necesitas: una mezcla imbatible de fe, optimismo y energía. La confianza, la fe y la motivación son piezas claves para el éxito.

La oración no es sólo para pedirle cosas a Dios, sino que también es una herramienta llena de poder para activar el agradecimiento. Cuando te entregas al momento plácido y relajante de la oración, cuando logras establecer ese vínculo entre Dios y tu mente, eres capaz de darte cuenta de las muchas bendiciones que te rodean. No hay formas correctas o incorrectas de orar, sólo debes buscar un lugar calmado, estar en silencio y dejar que las palabras fluyan. Agradece tus bendiciones, tus privilegios, no des nada por sentado. Utiliza ese momento espiritual para aliviar tus tensiones y relajarte, sin importar tus creencias religiosas, aprovecha la oportunidad para llenarte de energía positiva y cambiar tus circunstancias.

Reflexiones cristianas sobre el noviazgo

 

El noviazgo es algo que preocupa a muchos jóvenes cristianos, pues la visión de la juventud actual es
bastante distorsionada y llena de peligros. Sin embargo, es posible llevar un noviazgo que sea agradable
a los ojos de Dios, siempre y cuando se mantengan los preceptos morales que se han inculcado en
el hogar y si no se presta atención a los consejos descarriados que pueden llevarte a violentar tus
creencias.

Reflexiones de la viad

Reflexiones Cristianas

En primer lugar, un noviazgo es una relación seria; en la que dos personas comienzan a conocerse antes
del matrimonio. No es un juego ni un pasatiempo, es la antesala al sagrado vínculo del matrimonio. Esta
relación no llega a ser tan íntima como la de una pareja casada, pero tampoco es tan ligera como una
amistad. Es por ello que debes buscar relacionarte con personas que tengan las mismas metas y moral
que tú, para evitar que te dañen: El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios
sufrirá daño.(prov. 13:20) . El noviazgo no debe conducir al matrimonio obligadamente, pero siempre
debe respetar la voluntad de Dios.

Otro aspecto fundamental es aprender que el contacto íntimo y cariñoso en un noviazgo no debe
conducir a la fornicación, pues esa es la voluntad de Dios: Porque la voluntad de Dios es vuestra
santificación: que os apartéis de fornicación; Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso en
santificación y honor; No con afecto de concupiscencia, como los Gentiles que no conocen a Dios: Que
ninguno oprima, ni engañe en nada a su hermano: porque el Señor es vengador de todo esto, como
ya os hemos dicho y protestado. 1 Tes 4:1-6. Un contacto sexual antes de tiempo, antes del vínculo
matrimonial puede arruinar completamente la relación. Una mujer que no exige respeto a la integridad
de su cuerpo y su moral, se arriesga a caer en comentarios mal intencionados y a ser usada por su
compañero de turno. Si compartes un noviazgo con una persona virtuosa y cristiana, entonces sabrá que
vale la pena esperar y respetar tu decisión. Existen cientos de formas de expresar el amor mutuo y el
aprecio de forma romántica que no conducen al acto sexual.

Lo más importante de un noviazgo cristiano es aprender a respetar a la otra persona. Nunca hacerle
sufrir, ni levantar expectativas inalcanzables; nunca prometer lo que no se va a cumplir. La honestidad y
el respeto son los fundamentos para un noviazgo exitoso.

reflexiones de la vida

Reflexiones de la vida

La vida es como una serie de puertas, que se abren y se cierran. Según vamos avanzando,
las puertas cambian, como si camináramos de una habitación a otra para tener experiencias
diferentes. Hay quienes encuentran difícil cerrar algunas puertas (aquellas que guardan el
recuerdo de una relación que terminó pero cuyo final se niegan a aceptar, por ejemplo) y
hay otras personas que prefieren mantenerse frente a la misma puerta, aun cuando se haya
cerrado, por miedo a abrir otras y encontrar algo que no le guste.

reflexiones de la vida

reflexiones de la vida

Estas personas se quedan sentadas en el pasillo de la vida, sin probar nuevas experiencias,
aferradas al pasado y sin disfrutar del presente. No hay una vida plena y placentera si no
eres capaz de asumir el cambio como parte vital del crecimiento personal y la experiencia.

Es importante dejarse llevar por el proceso de apertura, estar dispuesto a cambiar y aceptar
los giros de la vida, aprender a reconocer las oportunidades e incluso, bendecir los conflictos;
pues de este modo crecemos y evolucionamos como seres humanos integrales.

No es posible encontrar una mejor pareja, un mejor puesto de trabajo o una gran amistad
si antes no cierras algunas puertas y abres otras. Hay un poco de riesgo implícito en esto,
pero no debes olvidar que siempre estás a salvo: la vida nunca pone ante ti situaciones que
no eres capaz de manejar. Anímate! Sonríe y comienza a abrir puertas, abraza el cambio y
comienza a disfrutar el día a día.

reflexiones cristianas sobre el matrimonio

Refexiones cristianas sobre el matrimonio

Casarse es la forma en la que entregamos nuestra relación a los ojos de Dios y de la sociedad para que sea bendecido, es como nosotros afirmamos que el amor que sentimos por nuestra pareja permanecerá a través del tiempo. Todos caminamos hacia el altar con la esperanza de formar una familia y mantenerla a lo largo de la vida, sin embargo, la mayoría de los matrimonios de la actualidad fracasan estrepitosamente. Las razones de ello son muy variadas, pero a menudo muchas parejas se aman intensamente pero no saben manejar sus conflictos, y es allí donde reside la solidez del matrimonio.

reflexiones cristianas sobre el matrimonio

reflexiones cristianas sobre el matrimonio

Todos los matrimonios tienen conflictos de diferentes magnitudes, pero sólo aquellos saludables tienen las herramientas para manejarlos. Es posible encontrar estas herramientas en la palabra de Dios, pero pocas personas tienen la serenidad para aprender a desentrañar estas enseñanzas de la Biblia; separan su vida cotidiana de la religiosa y sólo buscan ayuda cuando ya ambos miembros de la pareja están emocionalmente desgastados.

Es importante no desmayar, no ceder ante las tentaciones de tomar el camino más fácil y trabajar unidos para poder tener una vida en pareja plena y saludable. El matrimonio es uno de los mayores tesoros de la vida y hay que protegerlo hasta donde sea posible, por lo que una visita con un consejero espiritual experto en ayudas matrimoniales puede ser ideal para ayudarles a encontrar la forma de resolver conflictos.

Sin embargo, es necesario recalcar que si bien es cierto que es vital luchar para construir un matrimonio sano, hay conductas que no son admisibles: las situaciones de maltrato físico o verbal, las infidelidades y otras conductas de cualquiera de los cónyuges pueden a meritar una separación. Estas son situaciones extremas, pero si el problema de tu matrimonio es algo más leve y cotidiano, entonces encontrar la serenidad y el consejo en la palabra de Dios
puede ser suficiente para que ambos aprendan a convivir en armonía y respeto.